La religión del parecidismo

Existimos los individuos, pero los especímenes renunciamos a nuestra condición de individuos y nos sometemos al manual de la especie.

Es un error de zoom, todo parece igual, somos iguales, pero si hacemos más zoom y zoom hasta pixelarnos veremos que somos cada uno muy distinto instante en instante, a pesar de que renunciemos de instante en instante a ser eso que ya somos por naturaleza: distintos.

Yo fui distinto de instante en instante y en otro instante atacado por el virus del parecidismo, de no desentonar, pixelar.

Cada padre que tuve a mi lado, Silanes, el tuerto, mi hermano mayor, el prototipico y primigenio, el dueño de la tribu, todos me exigieron que me pareciera a ellos y obedecí, a medias, siempre algo propio y resentido sobrevivió al intento de la unidad, de ser uno con la mierda de los otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Cómo escribir un libro?

Hay varios aspectos: 1.Tener una idea. 2. Hacer una sinopsis. 3. Pensar en qué genero plasmarla. 4. Elegido el género proceder a hacer un mapeo

Read More »