fbpx

El miserable fractal

El creador de la geometría de los fractales afirma que este se usa ahora en los efectos especiales de las películas: paisajes, ejércitos infinitos.

Lo usan tambien los coliflores, los fiordos, los caleidoscopios que tenía cuando era niño o uno que me regaló **** y que conservo de amuleto para invocar el pasado, los tiempos en que fuimos de vacaciones al Algarrobo en Chile, a una cabaña donde un hombre se la pasaba tosiendo y su mujer acudía a ella para decirle que su marido se estaba por morir y que estaba desesperada con la llegada de los hijos de su esposo y que le quitaran todo.

El fractal es un molde, rige comenzar de nuevo pero siempre repitiendo. Un coliflor es ejemplo, está el coliflor en el cajón del verdulero, allí blancuzco, lechoso y luego si uno ve ese coliflor tiene coliflorcitos y esos coliflorcitos otros mas pequeños y así hasta que dice el geómetra hay un limite físico, un átomo o una molécula no se puede fractalizar, hasta aquí has llegado le dice la molécula de coliflor.

Entonces pensé en un fractal de tiempo, nacemos y cada día repetimos un plano, somos un pequeño coliflor, en realidad el coliflor va creciendo pero luego llenamos cada hora del dia en un coliflor mas pequeño y cada hora en minutos coliflores y luego cada minuto en instantes coliflores y no se si hasta ahí llega el fractal.

Pero hay variaciones, no es tan asi, variamos variamos pero siempre esta el modelo inicial desde que nacimos hasta que, como mi padre expiró en la ambulancia ante la indiferencia de un torpe médico que se había olvidado el respirador en la ambulancia.

Cuando tenía cinco años le pedía a mi tía Encarna que vivía con nosotros en una casa cerca del Ferrocarril Belgrano, frente a un caserón donde vivía gente del norte y donde solía ir a jugar con Ludmila, una nena de mi edad que siempre extrañe y solía soñar con ella aun hasta hace poco, con el recuerdo de un camión que llegaba a su casa lleno de norteños.

Volvamos a mi tía Encarna, que una vez se quedó durmiendo con un cigarro en la boca y casi incendia el dormitorio con el fastido paciente de mi viejo que se quejó un poco y le prohibió fumar en la pieza que compartía con mi hermano y yo.

Encarna era vendedora de Casa Arteta, y fue elegida la mejor vendedora del año y también jugaba al basket y luego se fue a vivir al campo con su marido italiano piamontés, en una finca de las bodgas Airzu y alli ibamos todos los veranos y nos pasabamos meses como si el tiempo del universo se dilatara tanto que todavía esos veranos en Soitue existen con una gran densidad material desconocida en el planeta tierra.

Mi tía me llevó a una farmacia, rindiendose a mis reclamos. Yo quería eso, le dije señalando un cartel en la farmacia donde un niño junto a su madre desenrolla una infinita tira de paños de algodón. La imagen me fascinaba y hoy no se por qué o sí, tiene que ver con los fractales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Cómo escribir un libro?

Hay varios aspectos: 1.Tener una idea. 2. Hacer una sinopsis. 3. Pensar en qué genero plasmarla. 4. Elegido el género proceder a hacer un mapeo

Read More »